El negocio del delivery en España

No pierdas el control de lo que te pertenece

Uber eats, Deliveroo, Glovo, Just Eat. ¿A quién no le suenan estos nombres? Son parte de las numerosas plataformas de reparto o delivery que han irrumpido en nuestro país en los últimos años. Gran parte de su éxito se debe al incremento de la facturación que han propiciado en un buen número de restaurantes en los que, sin necesidad de organizar un servicio de reparto propio, vieron una buena oportunidad de aumentar sus ingresos. Según la consultora NPD Group, el delivery se disparó un 17% en España y potenció el crecimiento del sector en su conjunto un 2,1% en 2018 .

Pero no es oro todo lo que reluce. Y ,antes de lanzarte a firmar un contrato con alguna de estas empresas, es importante tener varios aspectos en cuenta:


1. Es necesario pagar unas comisiones de servicio desorbitadas, variando según el intermediario desde un 30 hasta un 50%

2. El restaurante atiende las peticiones y prepara los pedidos pero en ningún momento tiene acceso a los datos de sus clientes. De esta manera no se puede saber datos que son oro como el email, teléfono, los gustos de los consumidores, etc. Con lo que fidelizar a esos clientes que demandan tu comida porque les gusta se hace misión imposible.

3. En numerosas ocasiones el hostelero tiene que firmar contratos indefinidos o con altas tasas de activación para poder empezar a trabajar con ellos.

¿Qué puedo hacer yo entonces? Es evidente que tenemos que “aprovechar el filón” de la comida a domicilio. Si ya suponía una buena parte de nuestros ingresos, ahora ese porcentaje va a crecer mucho más hasta, dependiendo del local, llegar a ser la mitad de la facturación total del restaurante. En menuIn ponemos a tu disposición las herramientas necesarias para que tus propios clientes sean quienes te pidan comida para recoger de la manera más sencilla que imaginas. Además, estamos trabajando con empresas de reparto a domicilio para conseguir unas condiciones lo más ajustadas posibles, pero donde seas tú quien tenga el control de tus clientes. No regales tu trabajo y tu excelencia para engrosar las buenas opiniones de empresas que no tienen que ver con la confección de los platos. Los ingredientes son tuyos. La receta es tuya. El cariño para cocinar los platos también lo es. ¿Por qué no cobrar lo que es tuyo al precio que te mereces?

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Scroll to Top
Abrir chat